sábado, 19 de febrero de 2011

Eramos tú y yo, o más bien Nosotros.

No sé qué hora era, calculo que las tres de la mañana. El aire olía un poco a cloro, un poco a y un poco a estrellas, y mis labios sabían a vodka caramelo. Creo sinceramente que nunca he tenido tantas ganas de besarte como entonces.

No me acuerdo de qué nos reíamos cuando me cogiste en brazos.
Nos tiraste a la piscina y el agua helada enredó mi pelo entre burbujas. Tuve que soltarme de tu abrazo para sacar la cabeza, me agarré al bordillo y cogí aire. Tú te pegaste a mí casi tanto como mi camiseta empapada a mi tripa, y a me entraron unas ganas tremendas de volverte loco.

Lo siguiente que recuerdo es tu nariz contra mi cuello, un mordisco y un susurro. Y estrechar la noche entre tu piel y la mía.



*La última semana se ha hablado bastante de San Valentín... bueno, yo me he acordado de aquel anuncio de coca-cola, y brindo por todos los que llevan flores por la calle, aunque no sea 14 de Febrero. Y, especialmente, por todos y todas aquellas que alguna vez han querido tanto que han sentido ganas de parar el mundo y regalarle a esa persona especial un 29 de Febrero para dos.

Y dicho esto, ¡muchísimas gracias por todos vuestros comentarios! :)

16 comentarios:

  1. Guaau, qué increíble :)
    Casi puedo sentir el frío del chapuzón en mi piel.
    ¡Gracias por sacarme una sonrisa en este mediodía de domingo!

    ResponderEliminar
  2. Y que vivan los enamorados de la vida que se la beben a base de sonrisas :)
    Me encanta leerte, comienzo a seguirte !

    ResponderEliminar
  3. ¿Hay algo mejor que sentir el cuerpo del otro? Porque si existe, firmo ahora mismo un contrato vitalicio para tenerlo a mi lado todos los días.

    ResponderEliminar
  4. La palabra "Nosotros" siempre ha sabido más dulce.
    : )

    ResponderEliminar
  5. Que hermoso texto por favor, escribis hermoso!! Gracias por tus comentarios en mi blog ♥ Un besito enorme ♥ Nos seguimos leyendo :)

    ResponderEliminar
  6. No me gusta el vodka, ni los besos en la boca ni las piscinas, pero estrechar la noche entre ambos cuerpos es estupendo :)

    ResponderEliminar
  7. un día solo para dos, es tan genial... :)

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu comentario :)
    Te he dejado un premio en mi entrada.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  9. Si juntamos los labios con sabor a vodka caramelo, la camiseta pegada a la tripa y un cuello perlado de gotas de agua de piscina instantes antes de recibir un mordisco, tenemos... una magnífica sugerencia para el resto de una noche que se estrecha entre piel y piel.
    Y encima no te habrá costado nada escribirlo...
    Muy bonito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. La noche, la mañana o toda una vida, ¿Hay algo mejor que rozarse la piel y sentir cómo resbala el agua entremedias? Seguro que lo siguiente es que pudieron vivir su 14 de febrero en pleno verano, en una piscina, sin rosas rojas ni corazones de colores, sólo con sus ganas de volverse locos y morderse el cuello sin parar. Un beso y gracias por pasarte :)

    ResponderEliminar

A tí también te haría ilusión que te dejaran un comentario, ¿no? :)